No hay que esperar a tener un gran capital para emprender

No hay que esperar a tener un gran capital para emprender un negocio como la apertura, sostenimiento y prosperidad de un Restaurante en Sevilla, pero sí un profundo y diestro dominio de las tradiciones culinarias de esta provincia española, protagonizada por preparados como el cocido a la sevillana (carne frita con huevo revuelto), la ensalada sevillana, y la ternera a la sevillana (ternera mechada con aceitunas y vino blanco). Además de los famosos embutidos como el menudo gitano, también popularizado como callos a la andaluza, compuesto por tripas (callos o menúos) y garbanzos.

La fritanga de sangre y la caldereta de cordero son otras de las delicias locales que debes conocer y dominar para dialogar con el contexto culinario. Para elaborar el segundo, se debe contar con una pierna o paletilla de cordero, cebolla, tomate, pimiento rojo o morrón, ajo, vino blanco y aceite de oliva. Se sala la carne troceada y limpia de grasa, luego se trocean las cebollas, los pimientos y los tomates, sofriéndolos junto a los ajos en un caldero o perol con un poco de aceite. Luego se añade la carne, y una vez dorada se incorpora el vino blanco. Se deja cocer a fuego lento.