Un lugar perfecto para complacer a los más pequeños

Un lugar perfecto para complacer a los más pequeños pueden ser algunos parques urbanos de Barcelona donde los pequeños puedan lucir Los mejores patinetes y pasar una tarde entretenida y educativa.

Un buen ejemplo es el Parque de cervantes. Inaugurado en 1965, destaca por la gran variedad de rosales, planta a la que está dedicado este parque de manera especial, con un conjunto de unos 11 000 rosales de unas 245 variedades distintas.

 

Cada año se celebra en este parque un concurso de rosas nuevas, que son bautizadas con diversos nombres por sus creadores.

 

Además de los rosales, en el parque hay varias zonas de césped y pequeñas arboledas, así como una zona de juegos infantiles, mesas de ping-pong y zona de picnic. También hay varias pérgolas que generan zonas de sombra.

 

Por la climatología mediterránea de Barcelona estos rosales están en floración prácticamente desde abril hasta noviembre, aunque entre mayo y junio alcanzan el cénit en su floración, que otorga a este parque de una singular belleza.

 

Fue diseñado por Lluís Riudor i Carol, director entonces del Servicio Municipal de Parques y Jardines de Barcelona. El parque está ubicado en la zona donde antes se encontraba el torrente Estela, que transportaba el agua que descendía desde la cima de Sant Pere Màrtir.